Calzado de Marcha Nórdica

Calzado de Marcha Nórdica

A la hora de salir a hacer marcha nórdica, la elección de las zapatillas es una de las decisiones fundamentales en todo apasionado de este deporte, quizás sólo detrás del bastón.

En DeMarchaNórdica lo tenemos claro, la mejor zapatilla es la que se ajusta completamente a tus necesidades.

Ya estés pensando en comprar zapatillas para marcha nórdica de mujer o de hombre, caras o baratas, de Salomon, Lidl o Newfeel NECESITAS LEER esto antes de tomar una decisión.

 

 ¿Qué modelos voy a encontrar?

Talla de zapatillas para Nordic Walking

La elección de la talla no es una cuestión baladí. Es muy importante, a la hora de realizar cualquier actividad deportiva, tener un calzado que nos encaje bien.

Durante la actividad deportiva los pies pueden hincharse, de ahí la necesidad de tener unas zapatillas que nos queden bien

Las zapatillas de marcha nórdica tienen que permitir que nuestro pie esté cómodo y que nosotros nos sintamos ligeros con ellas.

Podemos comprobar si unas zapatillas son nuestra talla con el siguiente ejercicio (¡Muy sencillo!)

  1. Introducimos nuestro pie en la zapatilla hasta que la punta de los dedos toquen la puntera
  2. Tratar de introducir nuestro dedo índice entre nuestro talón y el del zapato.

Si somos capaces de meter el indice, la talla es la adecuada.

 

Amortiguación

Otro de los factores a tener en cuenta a la hora de comprar nuestro calzado de marcha nórdica es la amortiguación de la zapatilla.

El sistema de amortiguación permite disminuir el impacto de las pisadas sobre nuestros huesos y articulaciones y, por tanto, las protege.

¡Ojo! Como en todo, lo mejor es optar siempre por el término medio. Así, la amortiguación de nuestras zapatillas de caminata nórdica no debería ser excesiva ni escasa. Debería ser la adecuada a nuestro peso

Una persona que pese poco no tiene que preocuparse mucho por la amortiguación ya que la fuerza del impacto de sus pies contra el suelo es pequeña.

En cambio, la preocupación es mayor si nos sobran unos kilillos.

Podemos escoger entre diferentes sistemas de amortiguación como aire o gel.

 

Flexibilidad

Nuestro calzado de Nordic Walking debe tener cierta flexibilidad ya que esta nos ayudará a mejorar nuestra pisada.

Además, hay que tener en cuenta que unas zapatillas que sean poco flexibles hacen que nos cansemos más rápido y con mayor facilidad.

Incluso pueden incrementar la posibilidad de hacernos heridas y rozaduras

 

Suela del calzado para marcha nórdica

La suela es la parte del calzado de marcha nórdica que más sufre con el paso del tiempo, ya que está constantemente en contacto con el suelo.

Una de las cuestiones a tener en cuenta a la hora de elegir la suela es el tipo de superficie en el que vamos a caminar.

  • Si vamos a realizar caminata nórdica por tierra la suela es recomendable que tenga surcos o una superficie en relieve.
  • En caso de que vayamos por campo la suela debería tener cierta dureza y tener pequeños tacos para evitar posibles resbalones. Especialmente si el camino tiene cierto desnivel.

Plantillas

En ocasiones, las plantillas quedan olvidadas a la hora de elegir zapatillas de marcha nórdica.

No son obligatorias pero pueden ser un complemento ideal para nuestras salidas. Así, pueden proporcionar mejoras en el apoyo de nuestros pies y reducir el impacto de las pisadas en nuestras articulaciones.

 

Protección

Durante la realización de la marcha nórdica los pies sufren bastante, por lo que el calzado debe proporcionar una protección eficaz.

Hemos de prestar especial atención a los dedos y los tobillos porque son las zonas sobre las que recae el mayor esfuerzo

Asimismo, otro punto en el que deberíamos fijarnos es en la sujeción del talón. Tiene que estar bien sujeto para proporcionarnos estabilidad en los movimientos.

La punta del pie también tiene que tener cierto nivel de protección en caso de que nos golpeemos esa parte (por ejemplo si chocamos con una piedra)

 

Transpirabilidad

 ¡Geox, el zapato que respira! 

Es una frase que todos hemos oído. Esta sección habla precisamente de eso, de la necesidad de que nuestras zapatillas de marcha nórdica «respiren».

La transpirabilidad permite reducir el sudor en nuestros pies así como protegernos contra la aparición de las molestas ampollas.

Por último, esta cualidad también facilita el secado de los pies y calcetines en caso de que nos mojemos.

 

Adherencia

Es importante que nuestro calzado tenga un mínimo de adherencia. Esta cualidad hace referencia al agarre de la zapatilla al terreno y está estrechamente relacionado con el tipo de suela.

Por ejemplo, antes nos referíamos al uso de zapatillas con pequeños tacos en caso de que vayamos a hacer marcha nórdica en superficies imperfectas.

 

Vídeo zapatillas de marcha nórdica.

Por último, os dejamos un pequeño vídeo con una serie de consejos a la hora de elegir tus zapatillas.

¡Esperamos que te haya gustado!